Bogotá Hardcore, los extintos candy´s y la música de mi colegio.

Vive tu vida, déjate ya de servilismos.

Eso lo cantábamos queriendo romper los pulmones en el colegio. En el colegio la rebeldía también se mostraba con la música. Yo comencé escuchando a Limp Bizkit y a Machine Head, pero eso no era tan rebelde, era mas bien este hardcore de gente que andaba en patineta y pantalones anchos, tal vez uno que otro con rasta o rastas o como se diga, me importa poco, como Zack de la Rocha.

Me fui de rebelde buscando discos por la 19 los sábados, me crucé un par con el que no estaba familiarizado pero pues las portadas se veían buenas y tenían un sello: SBHC, Santa fé de Bogotá Hardcore. En realidad la estupidez humana siempre ha estado presente, desde los griegos creo, solo que a veces se extralimita y cuando uno es adolescente es como si caminara borracho por la vida, pasando todo de largo y quedándose estancado en pendejadas sin sentido, como el SBHC.

Exigencia y Defenza, con z, eran los discos que compré, tratando de encajar en este movimiento del hardcore bogotano, intentando pertenecer a un grupo para no sentirme sin lugar en medio de tanto adolescente precoz, no me gustaba el ska, de hecho lo odiaba y no me sigue cayendo bien, el reggae me parecía demasiado hippie, el metal muy oscuro y así lo escuchara en mi grabadora no podía salir a dármelas de metalero porque me cascababan. Así eran las cosas con la música en el colegio, si usted andaba con el logo de una banda Punk en su maleta pero su pinta no estaba acorde con lo que algunos trogloditas piensan que es el Punk, pues entonces salía perdiendo. Así que me quedé en el hardcore, pero algo en el fondo me d

ecía que esa no era la música para mí.

Quisiera poder haber descubierto a Pink Floyd a mis 8 años, o a Led Zeppelin a los 9, pero no fue así, en mi casa nadie escucha música, solo las fiestas al final de año llenas de clásicos tropicales y norteños, de gente de camisa abierta y copas de aguardiente. Después del hardcore que en verdad me estaba desesperando me quedé con los Doors y Morrison.

Descubrir a los Doors para mí fue un respiro, por fin me sentía totalmente identificado con algo, no con pelo largo y ropa negra, ni con estúpidos pantalones de cuadros negros y blancos, y mucho menos con los extintos Candys y sus brazos llenos de manillas fosforescentes. Aunque alguna vez me monté en un bus con dirección a un Love Parade a las afueras de Bogotá, cosa que me abrió mas la mente al Sodoma que es esta sociedad. Es otro cuento.

Me compré un afiche, grande, de esos que vendían en la calle, de esos que ya la gente no busca, por eso me dio tanta nostalgia hace unos meses en el mercado de las pulgas ver a una niña pasar por un puesto y preguntar si tenían un afiche de “Los estroks”.

– No niña, ¿Esos quienes son?, Hay de Sivestre Dangond y de One Direction.

– Ah, son como rock, peri bueno, gracias.

Me conmueven las pasiones por la música y me imagine a esta niña en su cuarto, escuchando tal vez Reptilia y la mamá viniendo por la puerta diciéndole que quite esa música del demonio, eso es alegría.

Al final de mi colegio rotaba mis oídos con The Doors y el metal, desde el Black y el Gore hasta el Death, el Trash mi menos favorito, pero me tocaba medio callado, porque nunca fui de pelo largo o tendencias de moda extravagantes, y la gente no podría soportar la idea de que un joven medio tímido y ñoño como yo les pudiera nombrar toda la discografía de Dimmu Borgir.

Me llegó el recuerdo por Vive Tu Vida de la Pestilencia, de esos himnos de colegio que quien sabe si todavía existan para los niños de ahora, solo espero que sea un poco más que One Direction o Avicci.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s